Los suizos se negaron, a través de un referéndum, a reformar la Constitución impulsada por el Partido Demócrata Cristiano que definía al matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, dejando fuera de este concepto a las personas del mismo sexo.
los ciudadanos suizos han votado negativamente esta reforma constitucional y con ello apoyado el matrimonio entre personas del mismo sexo. No obstante la línea de votaciones ha estado muy pareja, ya que ha sido un 50,8% frente al 49,2% y este detalle ha preocupado a los defensores de los derechos LGTB en el país
La iniciativa tomada por el Partido Demócrata Cristiano tenía como misión eliminar lo que se consideraba una discriminación fiscal para algunos matrimonios en Suiza que deben de pagar un impuesto por la situación en la que se encuentran. De esta manera, la idea era que esa “multa matrimonial” (como la denominan) no estuviera sentenciada y discriminara a algunas familias.
Sin embargo, la lectura que se ha hecho del texto por parte de diferentes asociaciones LGTB es que la redacción nueva hubiese discriminado a las parejas del mismo sexo casadas puesto que, dice así: “El matrimonio es la relación a largo plazo y legalmente regulada entre hombre y mujer. A efectos fiscales, es una comunidad económica. No puede ser penalizado respecto a otros modelos de vida, especialmente en materia fiscal y de seguridad social”
Los activistas LGTB suizos son quiénes se han percatado de que en el texto, se lee “hombre y mujer” por lo que las uniones homosexuales no hubiesen entrado en el contenido.
De haber vencido, el matrimonio excluyente se establecería en a nivel constitucional y solo con una reforma futura de la Carta Magna, las parejas del mismo sexo estarían consideradas.