El Tribunal Supremo de India ha aceptado revisar una decisión que data de la era colonial y que castiga con hasta diez años de cárcel las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, en un gesto que ya ha aplaudido la comunidad de activistas LGTB.
El Supremo ha pedido a cinco magistrados que revisen la constitucionalidad de una ley aprobada en el año 1860, según el abogado Anand Grover, que ha celebrado la decisión a las puertas de la corte. “Es sin duda un paso adelante”, ha destacado.
La ley apenas se aplica, pero termina siendo utilizada para acosar y chantajear a los homosexuales, según las ONG, que ni siquiera son capaces de estimar una cifra de posibles víctimas porque la mayoría de ellas no se atreve a acudir a la Policía.
India, con una sociedad marcadamente conservadora, es uno de los 75 países donde la homosexualidad sigue siendo delito. Las encuestas recogen que tres cuartas partes de los indios desaprueban las relaciones entre personas del mismo sexo.
El Partido del Congreso prometió derogar la ley si salía reelegido en los comicios de 2014 y, desde la oposición, ha hecho campaña en aras de la reforma. Uno de los diputados promotores del cambio, Shashi Tharoor, ha reclamado la derogación: “Ya es hora de que el Gobierno salga de nuestro dormitorio”.

Fuente: Agencias

Tagged on: